jueves, 25 de septiembre de 2014

Hamburguesas o croquetas de lentejas




Hace algunos años ni se nos ocurría pensar en hamburguesas de lentejas o garbanzos, hoy en día son mucho más populares, sobre todo gracias a la cocina vegana. Y ya sabemos lo nutritivas que son las lentejas.
Estas hamburguesas incluso se pueden conseguir ya prontas. Finalmente, probé las que me recomendaron que venden en Tienda Inglesa, y que son elaboradas por Oro Verde.
Debo admitir que son muy ricas aunque el precio no es tan accesible. Así que estuve buscando algunas recetas, y pronto pondré manos a la obra. Otro día probaré las de garbanzo.
Comparto una de estas recetas con algunas adaptaciones personales.

Ingredientes:
250 gr de lentejas
1 cebolla
1 diente de ajo
1/2 litro de caldo de verduras
10 nueces picadas
Germen de trigo, harina integral o sémola
Perejil
Tomillo u otra hierba aromática
Pimienta negra
Sal marina
Aceite alto oleico

Preparación:
Dejar las lentejas en remojo durante 8 horas aproximadamente. Luego lavarlas  y colarlas.
Saltear la cebolla y el diente de ajo, picados.
Añadir las lentejas y rehogarlas unos minutos, y luego cubrir con el caldo o puede ser solo con agua.
Salar a gusto.
Tapar y hervir a fuego lento hasta que se consuma el agua.
Hacer un puré con esta preparación.
Agregar las nueces picadas, el perejil, el tomillo y la pimienta negra molida en el momento.
Añadir el germen de trigo o la harina integral, y procesar hasta que quede una masa homogénea.
Moldear las hamburguesas con la mano,  podemos ayudarnos con un vaso, o utilizar un molde de hamburguesas.
Si al armarlas se deshacen, agregar más germen o harina.
Llevar a la heladera un par de horas.
Luego en una sartén calentar un poco de aceite alto oleico, y freír hasta que se doren.
Colocar sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
Servir calentitas. Se pueden acompañar con hojas de espinaca cruda rociadas apenas con aceite de oliva; y sobre la hamburguesa algunas tiritas de cebollas caramelizadas o de morrones salteados.

Variantes:
A la preparación se le puede agregar zanahoria rallada.
Las cebollas si son coloradas, mejor.
Sobre el final de la cocción se pueden esparcir semillas de lino sobre ellas.
También las podemos hacer al horno que son todavía más sanas. 

TIPS:

  • Cocinar el lino no destruye sus propiedades nutritivas. Es prácticamente indemne al cocinarse. Es bastante difícil destruir el aceite de lino  por medio del calor. Mas bien este es destruido al oxidarse con el oxígeno.
  • El aceite alto oleico,  es más estable ante altas temperaturas, o sea que no se descompone ni se oxida fácilmente. Además posee sabor y aroma neutros, por lo que no interfiere en el sabor de las comidas.


Publicar un comentario