sábado, 27 de septiembre de 2014

A mi tampoco me gusta pelar papas...

Chef  Heston Blumenthal



Hay varios mitos sobre la papa que por suerte son falsos.

La papa no engorda tanto, tiene 70 calorías cada 100 gramos, y no tiene sustancias grasas. Es la forma en que la consumimos la que produce exceso de calorías: fritas, con mayonesa, manteca, cereales, legumbres o con harinas. Si la comemos al vapor, asada, hervida, y con verduras, NO ENGORDA.

Y ahora la mejor noticia; las propiedades nutritivas de la papa se encuentran en la cáscara y sus zonas cercanas. Así que hay que lavarlas bien, y cocinarlas con la cáscara para preservar sus nutrientes internos; se desprenderá fácilmente luego de la cocción. 

Al dejar la cáscara se incrementa el consumo de fibra .
Pero lo ideal es que sean de una cosecha reciente, o lo que conocemos popularmente como "papa nueva".



Composición y Propiedades: 


Papa cruda, con cáscara
Valor nutricional por cada 100 g
Energía         80 kcal 320 kJ
Carbohidratos  19 g
Almidón         15 g
Grasas          0.1 g
Proteínas          2 g
Agua                  75 g
Tiamina (vit. B1)         0.08 mg (6%)
Riboflavina (vit. B2) 0.03 mg (2%)
Niacina (vit. B3)         1.1 mg (7%)
Vitamina B6         0.25 mg (19%)
Vitamina C        20 mg (33%)
Calcio 12 mg (1%)
Hierro 1.8 mg (14%)
Magnesio 23 mg (6%)
Fósforo 57 mg (8%)
Potasio 421 mg (9%)
Sodio 6 mg (0%)

  • Energizante
  • Combate la presión arterial alta por ser vasodilatadora y diurética por su contenido en potasio.
  • Desentoxicante, antiescorbútica (deficiencia de vitamina C, requerida para la síntesis de colágeno en los humanos)
  • Gracias a su alto contenido en minerales ayuda a evitar inflamaciones o a combatirlas.
  • El jugo de la papa, al ser consumido de forma diaria, ayuda a tratar las enfermedades de hígado.
  • Al ser rica en fibra, una de las propiedades nutritivas de la papa con cáscara es que regula el tránsito intestinal, evitando así la aparición de estreñimiento o diarrea, pero no tiene grandes efectos en casos más serios. Con 3 gramos de fibra por porción, la papa excede los porcentajes de fibra que se encuentran en otros alimentos tales como los granos de cereales "enteros". 
  • Está demostrado que el consumo regular de la papa cruda ayuda a aliviar y reducir el dolor de cabeza.
  • El cáncer aparece por el daño que reciben nuestras células. Pero, la papa es especialmente rica en vitamina C, la cual se ocupa de regenerar las células que resultan dañada. 2 papas brindan la dosis necesaria diaria de vitamina C.
  •  El consumo de papas ayuda a proteger el organismo de enfermedades que aparezcan por el colesterol, como es el caso de enfermedades cardíacas.
CUIDADO!
Las papas verdosas, viejas, o que ya contengan brotes, deben ser desechadas, por su toxicidad.


TIPS


AmarillaNo debe hervirse en exceso ni pincharla. Por su textura, rica en materia seca, es recomendable para puré. También se consume con salsas, al horno, envuelta en papel aluminio y para macerar.

Blanca: Es la más consumida; puede cumplir las funciones de las otras variedades. Si no puedes resistirte a las papas fritas, hazlas con papas blancas. También es apta para papa rellena. Suelen ser bajas en almidón.
Rosada: Ideal para la papa rellena, locro y guisos en general.
Morada: Tienen un delicado aroma a nuez. Se preparan sobre todo hervidas y en guisos.
Para aprovechar mejor su altas propiedades antioxidantes, lo ideal sería hervidas o a vapor.


Nuevas: Tienen bastante agua y son ideales para cocinar al vapor y también para hacer revueltos o tortilla. Son pequeñas la piel es blanca y fina, son menos calóricas y sin embargo ricas en vitamina C.
Normales o semi tardías: Tienen un tamaño mayor que las anteriores, han tenido más tiempo para desarrollarse  y duran más. Se recogen a finales del verano y sirven para distintas recetas sobre todo guisados y fritas.
Viejas: tiene varios meses de maduración, son patatas harinosas que se conservan bien. Son ideales para purés, asados y guisos. Estas papas son muy buscadas ya que su textura es ideal para estofados

Conservarlas en lugar oscuro, fresco y aireado, que no estén muy amontonadas. Nunca en la heladera.










Publicar un comentario