sábado, 27 de septiembre de 2014

Bebidas de chia - Tu propia agua




Hace tiempo que me he dado cuenta de la poca cantidad de agua que ingiero porque sencillamente no me dan ganas de tomar agua, salvo que tenga mucha sed, y aún así la cantidad es muy poca. Una botella de un litro de agua me puede llegar a durar varios días!
Mientras que lo recomendado es tomar al menos dos litros por día. Terrible verdad? Entonces me he encontrado en la situación de que no he logrado "obligarme" a tomar agua, sencillamente porque no tengo la necesidad, vaya a saber por qué motivo. Y obligarme no ha funcionado.
Así es que se me ocurrió buscar una forma en la que tomar agua resulte una experiencia más divertida y estimulante.
Pues la forma que encontré de divertirme y estimularme es "fabricar" mi propia agua, y que me resulte atractiva a la vista.  Y lo logré utilzando una botellita de un litro de agua y agregándole elementos visuales diferentes, divertidos y nutritivos a la vez. Así es que le agrego las tan ponderadas semillas de Chia y alguna hierba o fruta.
El resultado es agua que yo misma he producido lo que me lleva a que no sea aburrido tomarla porque es mi propia y orgullosa creación. 

El agua que más me gusta es la que hago agregando unas rodajitas de lima y unas semillas de Chia, pues es agradable ver la fruta verde flotando en el agua, me resulta más apetecible, después de todo, dicen que se come con los ojos.
Sin embargo la variedad de posibilidades es muy amplia, tan amplia como tu imaginación.
Considero que la clave es agregarle colores a tu agua, puede ser el verde, el naranja y hasta el rojo con algunas frutillas. Te darás cuenta que tu deseo va a cambiar dependiendo del momento en que te encuentres.
¿Qué cantidad de agua tomo ahora? Pues he llegado a tomar algo más de un litro por día, lo cual es un enorme avance para mi.
Aquí te dejo algunas ideas que motivarán tu imaginación para crear tu propia agua. Trata de ir variando los ingredientes para no aburrirte.
Si a ti también te cuesta tomar agua,  prueba de esta forma, si ya ingieres la cantidad necesaria para tu organismo, aprovecha y agrega otros nutrientes para obtener aún más beneficios.
Diviértete creando!



Lima y jengibre

Ingredientes

2 tazas de agua
3 cm de jengibre, pelado y  finamente picado
1 cucharadita de aceite de coco o miel si necesitas endulzar
Jugo de 2 limas
3 cucharadas de semillas de chia

Instrucciones

Mezcle todos los ingredientes en una licuadora y colar.
Añadir las semillas de chia.
Colocar en una frasco o botella de vidrio y tapar.
Agitarlo de manera que todas las semillas estén cubiertas con el líquido.
Refrigere por aproximadamente 2 horas.
Agite nuevamente antes de beberla pues las semillas pueden quedar grumosas.
Se puede luego servir en un vaso y decorar con una rodaja de lima.




Limonada 

Ingredientes

2 tazas de agua
1 cucharadita de aceite de coco o miel si deseas endulzar
Jugo de 2 limones
3 cucharadas de semillas de chía

Instrucciones

Poner el agua, el jugo de limón y la miel en un frasco de vidrio.
Revolver con una cuchara  para que la el aceite o la miel se disuelvan bien.
Añadir las semillas de chía y tapar.
Agitarlo  de manera que todas las semillas queden cubiertas con el líquido.
Refrigere aproximadamente 2 horas.
Agitar nuevamente antes de beberlo pues las semillas pueden quedar grumosas.


Limonada de frutillas


Ingredientes

1 taza de frutillas
Jugo de 2 limas
3 cucharadas de semillas de chia
2 tazas de agua

Instrucciones

Licuar las fresas, jugo de lima y el agua en una licuadora y colar.
Añadir las semillas de chia.
Poner en un frasco o botella de vidrio y tapar.
Agitarlo de manera que todas las semillas están cubiertas con el líquido.
Refrigere por lo menos 2 horas.
Agitar antes de beberla pues las semillas pueden quedar grumosas.
Luego, si se sirve en vaso, se puede decorar con unas frutillas.




Arándanos y lima

Ingredientes

1 taza de jugo de arándano sin azúcar (no concentrado)
1 taza de agua
2 cucharaditas de aceite de coco o miel 
Jugo de 2 limas o limones
3 cucharadas de semillas de chia

Instrucciones

Vierta el jugo de arándano, el de lima, la miel y el agua en un frasco de conservas.
Revolver con una cuchara para que se disuelva el aceite o la miel.
Añadir las semillas de chia y tapar.
Agitar de manera que todas las semillas queden cubiertas con el líquido.
Refrigere por lo menos 2 horas.
Agitar antes de beberla pues las semillas pueden quedar grumosas.
Beber y disfrutar.



Publicar un comentario