martes, 16 de septiembre de 2014

Licuados de caqui (kaki/persimmon)


Si aún no has probado esta fruta, debes saber que es un excelente estimulante del sistema inmunológico por lo que es ideal consumirlo desde el otoño para aumentar nuestras defensas y prevenir diversas enfermedades como la gripe.
Su gran fuente de antioxidantes puede retrasar la aparición de arrugas y manchas en la piel, previene la calvicie, la aparición de canas, la falta de crecimiento en niños o adolescentes, la osteoporosis en adultos y por supuesto el envejecimiento celular y el cáncer.
  Es muy rico en betacarotenos que son transformados en vitamina A por nuestro organismo, una vez ingeridos.
En los meses friós del año, todas queremos tener algo de color en la piel, y esto se logra precisamente aumentando el consumo de betacarotenos, un pigmento que abunda en los vegetales de color naranja.
 
Este colorante natural, equivalente vegetal de la vitamina A, tiene múltiples aplicaciones cosméticas, dado que también mantiene la piel suave y favorece la regeneración celular por ello se puede preparar un jugo o licuado ya que el caqui es un delicioso alimento para el otoño e invierno.

También son una importantísima fuente de vitamina C, vitamina E (en menor proporción), y en licopeno que es un flavonoide también presente en los tomates, y que reduce las probabilidades de contraer cáncer de próstata, pulmón, estómago, vejiga y cuello del útero.

Según información compartida por el Dr. Mercola en su sitio web, hay estudios que demuestran que el caqui es unos de los pocos frutos que logran la muerte de las células del cáncer de mamas sin dañar las células sanas del seno.


Además, los caquis son energéticos, diuréticos y regulan el tránsito intestinal.
Son bajos en calorías y grasas.

Precauciones: Consumirlo con moderación debido a la presencia de fructosa. 



Licuado de caqui para una piel saludable.


Ingredientes
2 caquis
1/2  vaso de leche de avena o de almendras
1/2 vaso de agua
1 cdta de maca peruana
1 cdta de aceite de coco
Preparación:
Cortar el caqui a la mitad y retirar la pulpa, trocearlo y licuarlo con la leche y el agua. Si quieres obtener una textura más fina, convendría que pasaras primero el caqui por la licuadora y a continuación, mezclar el zumo con la leche. Si no tienes leche vegetal, agrega 1 cucharada de avena.
Lo puedes tomar a cualquier hora del día.



Licuado de caqui y remolacha


Ingredientes


2 caquis
1 rodaja de remolacha
6 bayas de goji
1 cda de avena instantánea natural
1 rodaja fina de jengibre
1 vaso de agua
1 cdta de aceite de coco 



Preparación
 

Cortar el caqui a la mitad y retirar la pulpa, trocearlo Pelar  la remolacha y el jengibre y colocar todo en la licuadora.
Al servirlo puedes agregarle una cucharadita de semillas de chia.

Publicar un comentario