jueves, 11 de diciembre de 2014

Sal de Himalaya


Si no puedes evitar disfrutar de las comidas sin sal, lo recomendable sería utilizar Sal de Himalaya.
Porque dicen por ahí que posee importantes beneficios con respecto a la sal de mesa refinada.
En realidad procede de Pakistán, a 300 km del Himalaya, y se comercializa en USA, Europa, Australia y ahora también en América Latina; en Uruguay la consigo en Madre Tierra o en Decreto Natural.

Su presentación es de un color rosado en forma de cristales, y lo ideal es colocarlas en un molinillo para ser molida justo antes de consumirse, como hacemos, por ejemplo, con la pimienta.
Se dice que es totalmente orgánica y natural.
Sal de Himalaya en molinillo de pimienta

El ministerio de Salud de Alemania ha podido detectar en este tipo de sal hasta 10 tipos de elementos diferentes, con un contenido de un 98% de cloruro sódico. No hay evidencia de que contenga 84 como se ha afirmado popularmente.


Beneficios que se le atribuyen a la Sal de Himalaya:

- Aporta  minerales biológicamente activos y fácilmente asimilables por las células. Entre ellos: calcio, hierro, magnesio y potasio. Su color rosado proviene de la presencia de hierro.
- Mejora el balance electrolítico en los fluidos internos, sobre todo en la sangre, o sea regula el agua corporal.
- Optimiza la asimilación de los nutrientes presentes en los alimentos que ingerimos diariamente.
- Mejora el estado de ánimo y brinda mayor plenitud energética
- Estimula el sistema de defensa de nuestro organismo
- Disuelve y elimina los sedimentos que conducen a la formación de arenillas y cálculos
- Favorece la eliminación de metales pesados.
- Previene los calambres de nuestros músculos por su contenido en magnesio.
- Regulador del sueño.
- Actúa como antihistamínico natural, descongetionando los senos nasales.
- Previene la aparición de las varices porque mejora la circulación.
- Equilibra el nivel de azúcar en sangre.
- Equilibra la excesiva acidez de las células, en especial las del cerebro.
- Buen preventivo en casos de sinusitis, mucosidad o flemas, asma, dolor de garganta y anginas (entre otros)



Los detractores de este producto afirman que se trata simplemente de sal común que contiene únicamente cloruro de sodio con algunos vestigios de otros minerales; y peor aún, sostienen que su color rosado se debe a impurezas presentes en esta sal.

Me gustaría tener la certeza de que la sal que compré es auténtica y que realmente posee estos beneficios, pues no puedo evitar tener dudas... ¿Será que simplemente estoy comprando sal de mesa común pero mucho más cara?



Cristales de sal de Himalaya en cuchara de madera

Publicar un comentario